Diseño webs que ayuden a
multiplicar el resultado de tu trabajo.
Con una estrategia. Aportando nuevos ángulos.
Observando lo que haces.

Del todo a las partes

Soy José Miguel Burgos, diseñador web y emprendedor.
No necesariamente en ese orden. 

Me especialicé en el mundo del diseño web, al contrario de la mayoría de mis colegas.

En lugar de fijarme en las partes, lo hice en el todo.

Está muy bien ser un experto en un mercado. O en una funcionalidad. O en un servicio.

Mira, yo prefiero sobrevolar el bosque en globo.

Despacio, estable, sin ruido de motores. Apreciando el conjunto para trazar mejor los senderos, saber dónde sembrar y qué árboles talar.

Por eso me especialicé en crear webs rentables.

En eso soy experto.

En tu negocio, lo eres tú.

Juntos fijamos la estrategia. Después despliego las tácticas que mejor te ayuden.

El diseño es una más, que sumaremos a otras como la redacción de los textos, la seguridad y velocidad de la web o la optimización del sitio para los buscadores.

Sin química no hay paraíso

No te preocupes. No vendo milagros.

Ni te prometeré la gloria con tu nueva web.

Pero creo en la química de las personas que se complementan para sacar lo mejor de sí.

Para que las partes sumen más que el todo.

Por eso encabezo un equipo de profesionales que me permite dar respuesta a la estrategia que acordemos.

Copywriter, diseñador gráfico, SEO.

De ahí la «s» añadida al nombre de la empresa.

De ahí que, por encima de tu proyecto, crea en ti y en el resultado de conjugarlo en primera persona del plural. Si no es así, no trabajaríamos juntos.

Así es como se consiguen páginas web rentables. Luego cada uno lo celebra como quiere en su pedacito de cielo.

Lo que nadie sabe de mí

En realidad sí que hay gente que lo sabe, claro.

Esto es como cuando lees en una página los «10 secretos del diseño web», indexada en Google y con miles de visitas…

Muy «secretos», no son.

A la gente nos gusta el misterio y creer que formamos parte de un grupo selecto con información que nadie conoce.

Yo haré mi contribución para que esto sea un poco real.

No lo de los secretos, sino lo del grupo de gente escogida con la que compartir lo que sé de mi profesión y cómo puedo ayudarles en su negocio a través de mis vivencias. De forma entretenida. Tal cual soy y hablo. Sabrás más de mí y, quizá, más de cómo mejorar tu presencia online.

Ese grupo es el de mis suscriptores para ver mi antimasterclass, a los que les cuento que tiene que ver un gallinero con un negocio online.